La Influencia Que No Se Puede Medir

Desde que existen las redes sociales, se han creado decenas, mejor dicho cientos de mecanismos que intentan medir cómo los individuos que interactúan en ellas pueden influir el comportamiento de las personas que leen sus comentarios, tweets, actualizaciones de estado en Facebook, fotografías en Flickr, posts en tumblr, etc. Pero, ¿qué pasa con aquellos aspectos que nada puede medir?

Hace pocos días, uno de los más altos estándares de influencia en redes sociales, Klout, hizo cambios en su algoritmo. Estos cambios, si bien fueron hechos para mejorar la “exactitud” con que miden la influencia de cada persona en distintas redes sociales, provocaron una caída en el score (que va de 1 a 100) de muchas personas. En mi caso, por ejemplo, mi klout hace una semana era de 76, hoy está situado en 53. Es una gran baja, sin duda. Mucha gente reclamó, otros no le prestaron importancia. Sin embargo, entiendo que todo sistema que intenta medir nuestro comportamiento no es más que eso: un intento. Y es por eso que no debemos tomar en serio ninguno de estos índices, sino utilizarlos como una guía solamente.

El hecho de que mi klout bajara más de 20 puntos no ha cambiado para nada la respuesta que recibo de la gente, ni el valor de mi Personal Brand. Cuando mi klout estaba en 76 o más, nadie se acercó a mí para pedirme consejos porque “Carolina, no te conozco, pero tu klout es de 76, por lo tanto, tú debes ser la persona indicada…”. El hecho de tener un score 100/100 en Twitter Grader tampoco me ha traído más clientes. Un Tweet Reach alto no necesariamente implica una gran respuesta a tus tweets, ni te convierte en un “Influenciador”. Es simple, la gente que te sigue, la gente que acude a ti para que lo aconsejes sobre sus estrategias en Marketing o Redes Sociales, la Vida, la Cocina, la Medicina Alternativa, la Música, o cual sea tu pasión, generalmente no está mirando tus credenciales online, ni tus scores, ni cuánto vale tu acción en Empire Avenue. Esas personas acuden a ti por lo que transmites, por cómo eres, por cómo demuestras lo mucho que te gusta lo que haces. Las personas acuden a ti porque te conocen, les agradas, y confían en ti. Y eso mis amigos, es la verdadera influencia.

La manera en que te desenvuelves en las redes sociales influye en tus scores, y no al revés.

Ni Klout, ni Twitter Grader, ni otros scores que puedas utilizar, pueden medir cuando la gente te envía DM’s pidiéndote tu e-mail porque necesitan escribirte pues quieren tu ayuda en algo, y luego se convierten en clientes. Tampoco pueden medir cuando recibes un reply en Twitter que dice “Me encanta tu manera de ser, y el contenido que compartes, es un gusto seguirte”. No quiero presumir, sino muy por el contrario. El hecho de tener  más de 50,000 seguidores, no te hace mejor si esas 50,000 personas no perciben lo que transmites, ni se conectan contigo.

Las medidas de influencia como Twitalyzer tampoco pueden medir cuanta gente compró un producto porque tú publicaste que lo habías comprado y te había gustado. No pueden medir un reply que diga “voy a ver esa película porque TÚ la recomendaste”. Y otro tweet que más tarde diga “Me encantó la película, y la recomendaré a mis amigos”.

Y qué importa que no lo midan! Lo importante es que tú lo sepas y lo puedas medir en tus propios términos, y tus propios resultados. Puedes documentar cada comentario que haya generado una venta, o cada vez que una persona te contactó para hacer negocios o algún trato contigo. Cada personas que le pareciste tan interesante, que le gustaría conversar y tomar un café. Cada vez que te contactaron para ofrecerte un trabajo, lo hayas aceptado o no. Cada nuevo cliente que cerraste gracias a un primer contacto vía Facebook, Twitter, o tu Blog.

El tráfico a tu sitio web, los formularios de contacto que han sido llenados, entre otras métricas, son las que realmente te dirán si estás siendo efectivo.

Debes tener en cuenta que lo que estas herramientas hacen, o tratan de hacer, es medir cuántos RT’s recibes, qué tan lejos llega tu mensaje y a cuánta gente, cuánto contenido del que publicas es propio o RT’s de otros, cuánta gente pone “me gusta” en las actualizaciones de tu fan page,  cuántos comparten y distribuyen lo que tú publicas, cuánta gente interactúa en tu Fan Page, etc. etc. Pero no miden cuánta gente vuelve a ti para agradecerte, o si tu contenido realmente fue escrito y creado por ti. Por ello, te invito a que las utilices sabiamente, porque te pueden servir mucho, pero que no te dejes cegar por los números, las estadísticas y los seguidores. Guíate por los resultados reales que ves reflejados en tu Personal Brand. La calidad de las relaciones que estás construyendo. Y si no estás construyendo relaciones, sino sólo números, te invito a cambiar el switch ;).

 

[Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas a través de Twitter, o Facebook, y a que te suscribas a mi blog via RSS para recibir actualizaciones. Gracias por leer :).]

Image: Nutdanai Apikhomboonwaroot / FreeDigitalPhotos.net

 

2 thoughts on “La Influencia Que No Se Puede Medir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *