Como escribir un mal reportaje sobre Twitter

Image representing Twitter as depicted in Crun...
Image via CrunchBase

En el mundo del social media, donde famosos se mezclan con gente común y corriente, parece cada vez más frecuente que la gente más normal comience a tomar relevancia. Los medios de comunicación tradicionales, como la televisión y la prensa escrita, no quieren quedarse atrás, y parecen tomar más en cuenta a las personas que se destacan en las redes. Algo habrá que los hace pensar que es necesario resaltar a algunas personas, por lo que mandan a un reportero a ver qué pasa, por qué tal o cual persona mete tanto ruido. Además, el hecho de que un “famoso” nos responda un tweet o nos acepte como amigos en Facebook también parece digno de alarde. Pero desde mi punto de vista, uno debería mantener los pies en la tierra y enfocarse en lo que realmente importa.

Hoy aparecí junto a otras tres Twitteras en un artículo de la Revista Ya, de El Mercurio. Algunos días atrás había sido contactada por una periodista que, aparentemente, no sabía nada sobre Twitter, pero pensaba que tener 3000+ followers en esta red te convertía en alguien importante y un referente. La idea era escribir un artículo sobre las Muejeres “revelación” en Twitter, que sin ser famosas, tienen mucha gente que las sigue. Me preguntó si conocía más Twitteras con 3000+ followers, pero le recomendé algunas con 2000+ que desde mi punto de vista, aportaban a la tuitósfera. Debo admitir que al leer el e-mail de la periodista, diciendo que quería entrevistarme me puse contenta, es entretenido que te consideren “importante” y que haya personas que se interesen por saber más sobre ti. Si lo negara sería cinismo.

Luego de todo lo que me preguntó y ver que lo poco que se incluyó en la nota no era exactamente lo que yo había dicho fue una gran desilusión. Sí, es verdad que los periodistas siempre te preguntan más de lo que necesitan para después tener harto material del cual elegir. Lo lamentable es que hagan tan mala elección, pudiendo haber escrito algo mucho mejor. Durante la mañana leí muchos comentarios en el timeline diciendo que el artículo era idiota, machista, que la periodista no sabía nada de Twitter, y que todos los artículos sobre Twitter eran tontos. Entonces, ¿cómo escribir un buen artículo? Esto es lo que (según yo) se debe evadir:

Decir que la cantidad de followers convierte automáticamente a una persona en “referente” o “líder de opinión”. He dicho anteriormente que no importa cuantas personas te sigan, sino la relación que tienes con ellos. Mientras más de esos seguidores se interesen genuinamente por lo que dices y mientras más interactúes con ellos y ellos contigo, más relevante serás en sus ojos. Podrían ser 10, 100, o 1000, eso no importa.

Establecer un número de followers como “respetable”. Un gran error de la periodista que escribió el artículo fue decir que “tener 500 followers es respetable”. Conozco personas con menos de 500 followers a quienes respeto mucho, y que de seguro tienen una grata conexión con esas 500 personas. La verdad es que en Twitter no hay ningún referente en cuanto a la cantidad de followers. Todo dependerá de qué uso quiera darle cada individuo a Twitter. Si quieres llegar a mucha gente porque te gusta comunicar, si quieres interactuar sólo con gente que conoces en la vida real, en fin, nada está escrito.

Escribir sin saber nada sobre el tema. Claramente la periodista no sabía sobre Twitter y su única impresión era que tener muchos followers era sinónimo de influyente. Creo que esto vale para cualquier tema sobre el que se quiera escribir. Es mejor informarse primero. Tampoco es necesario ser un experto, pero al menos invertir algo de tiempo en Twitter y saber de qué se trata.

Debo decir también que no tomo en serio los “15 minutillos de fama” que me trajo este artículo. Agradezco que gracias a esta mención, más gente me sigue y sabe sobre mi, pero ahora depende de mí agregar valor a sus timelines. Lo que importa es poder posicionarme y ser una persona amigable, confiable y encontrar nuevos amigos y contactos en esta red para poder desarrollar nuevas ideas y proyectos.

Concluyendo, quise dar la mayor información posible sobre Twitter y el uso que le doy, dar algunos consejos, pero me pareció lamentable la elección que hizo la periodista, considerando que el artículo pudo haber sido mucho mejor. Estoy segura que las otras chicas pueden haber sentido lo mismo.

¿Qué más habría que hacer para escribir un mal artículo sobre Twitter? Dime en los comentarios!

Reblog this post [with Zemanta]