Marketing y la Teletón, Un Mal Necesario

Cada año (a excepción de aquéllos en que hay elecciones) nos conmovemos con la Teletón, las historias de superación personal, los niños símbolo, las familias, el nerviosismo por alcanzar la meta, etc. Es un momento que une al país, sin importar el canal de televisión, el color político, o la clase social. Sin embargo siempre está esa sensación de que las empresas y otros personajes públicos quieren figurar y sacar provecho. Debo decir, sin embargo, que el Marketing en la Teletón es un mal necesario.

“La empresa X necesita completar 70.000 compras para donar $XXXX” lo escuchamos cada año. Y muchos partimos a esa tienda y compramos, aprovechamos de adelantar las compras navideñas, pensando que nuestro dinero ayudará a la Teletón. Y es verdad. Aunque me cause molestia el hecho de que las empresas deban condicionar su donación en base a volúmenes de ventas, al final del día, lo que importa es alcanzar la meta. La Teletón es una linda obra, un orgullo, pero no siempre el fin justifica los medios.

Está bien que las empresas hagan Marketing durante el mes previo a la Teletón. Que se denominen el banco/tienda/supermercado/analgésico de la Teletón. Porque en el fondo, van a hacer una buena donación que va a ayudar a los niños. Para ellos, es una inversión más en publicidad que seguramente aparece en su plan de medios del año. Es un compromiso, y todo el país y los niños de la Teletón lo esperan de ellos. (Sobre si hay un gran beneficio tributario por donar, les recomiendo leer este artículo). Pero el querer aumentar sus ventas de esa manera durante ese fin de semana de la Teletón, nos hace pensar que “ah claro, es para que la donación no afecte mucho su Estado de Resultados”. Es un pensamiento frío, pero ahí está.

Si la tienda A es la “tienda de la teletón”  este año, será que la tienda B, su competidor, va a donar de todas maneras, pero en silencio? No es esa la mejor manera de donar? Ese afán de condicionar las donaciones según números se ha visto potenciado por las redes sociales, donde personas, marcas y organizaciones comienzan a adoptar la misma costumbre que se hace en televisión: “cuando tengamos tantos seguidores, o X viewers haremos Y donación”. ¿Por qué hacer eso? La respuesta la tengo, pero no me satisface.

Es cuestionable, y hasta nos molesta. Pero al final, lo que importa es alcanzar la meta.

Los dejo con esa reflexión. Tengo sentimientos encontrados. Siento que es un mal necesario, pero aún así me molesta. Lo que es yo, no twitteo, ni hago check-in en el banco cuando hago mi aporte. No necesito publicarlo.

 

¿Qué opinas sobre el Marketing y las empresas en la Teletón? cuéntame en los comentarios!