Reflexión: Cómo las Redes Sociales han cambiado la forma de saludarnos

Aún recuerdo cuando cada año llegaban decenas de tarjetas de Navidad a la casa de mis padres, escritas del puño y letra de amigos y familiares. Casi no había espacio para ponerlas junto al árbol o en la mesita de centro. Incluso con mis amigos en el colegio intercambiábamos tarjetas y a veces, cuando alcanzaban las monedas, un regalito. Lo más automatizado que se podía ver eran las tarjetas que llegaban de parte del banco, de la isapre, de la AFP, del proveedor de luz, etc. Aún así eran tarjetas físicas, firmadas por el gerente general, o alguien importante. Hoy todo ha cambiado…

Mi cumpleaños es en Diciembre (el 15, por si no me saludaste!), por lo que muchas veces me llegaba una tarjeta triple: Feliz cumpleaños, Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo. Hasta 2007 aún recibía tarjetas de amigos de otros países que aún se acordaban de mi y me mandaban una tarjeta. Yo compraba entre 10 y 20 tarjetas del Hogar de Cristo, o alguna otra buena causa en la calle y las mandaba a distintas partes del país y del mundo. Hacía la tremenda fila en Correos de Chile, porque como todo el mundo, iba justo 10 días antes de Navidad para que llegaran a tiempo.

Pero hoy, si estás de cumpleaños, no cuentes con que te llamen por teléfono o te envíen una tarjeta. Es más, no esperes una tarjeta virtual de gusanito.com o tarjetasnico en tu e-mail. Sólo espera que tus contactos (porque ya no se puede decir que toda la gente que tenemos en Twitter, Facebook, Plaxo, Linkedin, Friendfeed, etc. son nuestros amigos) inicien sesión en Facebook para que éste les “recuerde” que hoy es tu cumpleaños y se tomen la molestia de cliquear sobre tu nombre y redactar la frase “Feliz cumpleaños!”. O si están en Twitter, vean la cantidad de menciones de tu @ + cumpleaños para que se sumen a los cientos de saludos.

Este año recibí al menos 500 saludos de cumpleaños en Twitter y unos 200 en Facebook. Pocos eran personalizados o con algo más que sólo Feliz cumpleaños. Algunos incluían “que lo pases bien” “guárdame torta” “te debo el regalo” “donde es el carrete?” “cuantas primaveras?” entre otros. Debo decir que extraño los días en que recibía 10 llamadas telefónicas de personas que genuinamente se acordaron, y no porque Facebook les dijo, y 5 tarjetas escritas a mano, que si bien era menos del 1% de lo que he recibido los últimos dos años, tenía mucho más significado y valor.

Muchos podrán defender que el saludarnos por internet ahorra mucho papel, y por ende salva árboles. Pero no olvidemos que para estar conectados 24/7 como lo hacemos utilizamos más energía, por lo que de igual forma dejamos una huella. Por qué no dejar una huella que perdure un poco más en la memoria de la gente que queremos? No necesitamos 500 saludos de contactos, bastaría con 10 saludos de amigos y familiares.

Hoy es 24 de Diciembre, y aunque sea tarde para ir al correo y depositar una tarjeta de navidad, podemos aún comprar o hacer tarjetas y entregarlas esta noche a nuestra familia, o el fin de semana a nuestros amigos. Y por qué no, escribir un par de tarjetas deseando un feliz año nuevo a la gente que queremos. Y si aún prefieres la tecnología, entonces graba un saludo, ya sea audio o video, súbelo a youtube, personalízalo y envíalo a tus amigos. Las redes sociales han traído innumerables beneficios y cosas positivas a las vidas de muchas personas, también a la mía. No dejemos que lo fácil que es saludar por redes sociales opaque el significado de saludar a una persona que queremos.

¡Feliz Navidad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *